Enfermedades transmitidas por vectores en Yucatán, México

Área científica tecnológica:

Desarrollo agropecuario

Área científica tecnológica:

Desarrollo agropecuario

Planteamiento del problema:

  Justificación Las garrapatas de la familia Ixodidae tiene la capacidad de trasmitir virus, bacterias y parásitos a los animales y seres humanos. Varias de las especies de esta familia son vectores de agentes de importancia en salud pública, incluyendo Ehrlichia spp., Anaplasma spp. y Rickettsia spp. Estos agentes infecciosos es mantenido en la naturaleza a través de los ciclo de trasmisión entre garrapatas y hospederos vertebrados (Yabsley, 2010). Los agentes Rickettsiales son patógenos trasmitidos por las garrapatas e incluyen dos familias de patógenos intracelulares obligado, Rickettsiaceae y Anaplasmataceae (Dumler et al., 2001). Estas bacterias intracelulares son responsables de enfermedades ocasionadas por rickettsias, ehrlichias y anaplasmas que son clínicamente similares, pero epidemiológica y etiológicamente diferentes y son zoonoticas. Las rickettsiosis comprenden enfermedades como las fiebres manchadas (exantemáticas o petequiales) y el tifo (epidémico y murino). Rickettsia rickettsii es la especie de rickettsia que es trasmitida por garrapatas y produce síndromes febriles agudos que pueden ser llegar hacer fatales si no hay un tratamiento antibiótico oportuno y adecuado. La ehrlichiosis y la anaplsmosis son bacterias intracelulares obligados en la familia Anaplasmataceae, de los géneros Ehrlichia y Anaplasma, de las cuales las especies Ehrlichia chaffeensis, Ehrlichia ewingii y Anaplasma phagocytophilum producen la mayoría de las infecciones en humanos y son enfermedades transmitida por garrapatas. Estas bacterias son mantenidas en un ciclo que involucra al venado cola blanca (Odocoileus virginianus) como un reservorio primario y la  garrapata Amblyomma americanum como vector primario. El primer caso documentado de Ehrlichiosis Monocítica Humana (EMH) fue diagnosticada en 1986. E. chaffeensis causa una enfermedad de moderada a grave y en algunos casos fatal en los seres humanos, especialmente en personas con el sistema inmune comprometido por neoplasias, corticosteroides, o virus de la inmunodeficiencia adquirida (VIH). A. phagocitophilum (Paddock y Childs, 2003; Dumler et al., 2007). En años recientes, las especies Ehrlichia canis, E. chaffeensis, E. ewingii, A. phagocytophilum y R. rickettsii han empezado a tener más relevancia como una emergencia en salud pública, debido al incremento de los reportes a nivel mundial de casos de estos agentes en humanos. Existen ciertos factores, como el cambio climático, que han contribuido a la proliferación y distribución de las garrapatas, lo que ha contribuido a la diseminación de agentes patógenos en áreas donde no se habían reportado (Beugnet y Marie, 2009). E. canis ha sido diagnosticado en el sureste del país y afecta a una gran cantidad de perros, siendo la garrapata R. sanguineus el artrópodo vector. En frotis sanguíneos se ha diagnosticado que el 5% de los perros callejeros en la ciudad de Mérida están infectados con esta rickettsia; sin embargo la seroprevalencia de este agente en los perros del sureste de México varía de 9 a 44% (Rodríguez-Vivas et al., 2005). Mediante la técnica de PCR anidada encontrado que el 18.5% de las garrapatas R. sanguineus se encuentran infectadas con E. canis (Rodríguez-Vivas et al., 2005, Pat-Nah et al., 2015). Asimismo, A. phagocytophilum ha sido reportada en perros, roedores y garrapatas. En México R. rickettsii se ha reportado en humanos y garrapatas R. sanguineus aunque también se ha identificado de otras garrapatas como A. mixtum, A. parvum y A. imitator. (Álvarez-Hernández et al., 2017) El potencial zoonótico de la Ehrlichiosis y la Anaplasmosis ha sido documentada en América Latina; México se ha reportado la presencia de E. chaffeensis en garrapatas y roedores y recientemente en un humano; Anaplasma phagocytophilum se ha reportado en perros, roedores y garrapatas; Rickettsia rickettsii se ha reportado en humanos y garrapatas. En el Estado de Yucatán, únicamente se ha reportado un caso de E. chaffeensis en humanos; Asimismo, se ha reportado Rickettsia rickettsii en humanos y garrapatas. (Góngora-Biachi et al., 1999; Sosa Gutiérrez et al., 2013, 2014, 2015)   Los signos clínicos de los agentes rickettsiales se presentan  de 7-10 días después haber estado expuesto a la picadura de garrapata, con manifestaciones que incluyen principalmente fiebre, cefalea, mialgias y malestar general, trombocitopenia y leucopenia. En Yucatán, México es común observar paciente con estos signos que son compatibles con Dengue y Chikungunya. Sin embargo, se sospecha de casos de estos agentes rickattsiales en pacientes que presentan estos signos, sin que haya existido la confirmación de este agente en los humanos, animales y/o sus garrapatas.    

Objetivo:

Objetivo Demostrar la presencia y estimar la frecuencia de Agentes Rickettsiales (Ehrlichia spp., Anaplasma spp. y Rickettsia spp.) en venados, jabalís y Coatí y sus garrapatas vectores a través de técnicas moleculares en tres municipios del Estado de Yucatán.

Etapas:

1

Metodología:

Metodología  Colecta de muestras  Colecta de sangre y garrapatas de perros y humanos y tejidos de animales silvestres Extracción de ADN  El ADN total de las garrapatas se extrajo mediante el kit DNeasy de tejido (Qiagen) descrito por Beati y Keirans (2001). Para la extracción de ADN a partir de sangre completa y muestras de tejido, se empleó el kit comercial DNeasy de sangre y tejido de Qiagen (Najm et al., 2014). Se evaluó la calidad del ADN extraído a través de un espectrofotómetro (NanoDrop) y se almacenaron a -20 ºC hasta su uso. Prueba de PCR                                        Para identificar la presencia de agentes Rickettsiales se empleó una PCR multiplex de tiempo real desarrollada en la Universidad de Texas A&M. Las muestras positivas fueron purificadas para su posterior secueciación

Resultados esperados:

El 15.7% de las muestras (136/861) fueron positivas a agentes Rickettiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *